martes, 18 de septiembre de 2012

Adaptabilidad: ¿somos adaptables?



“Un sabio se adapta a las circunstancias como el agua al recipiente que la contiene”
Proverbio chino.


Un concepto complementario a otro que comentaba en entradas anteriores (la flexiseguridad) es el de la adaptabilidad. Este concepto nos presenta la idea de que el estudiante, el trabajador o el directivo que mejor se adapte a los cambios continuos y exigentes será aquel que tendrá más fácil encontrar un hueco en el cada vez más complejo mercado laboral. Las investigaciones nos dicen que el mercado de trabajo está fuertemente sometido a los avances tecnológicos, a la innovación, a las competencias, a la adaptabilidad. Y es que la historia de la humanidad, es la historia de la adaptación permanente. 


Según Chiavenato la adaptabilidad "es la capacidad para resolver  problemas y reaccionar de manera flexible a las exigencias cambiantes e inconstantes del ambiente". Es decir, es la capacidad para acomodarse a los cambios sin que ello redunde en una reducción de la eficacia y el compromiso. El origen de la palabra ‘adaptabilidad’ viene de la palabra latina ‘adaptare’ (ad- hacia y aptare, ajustar, ceñir, aplicar…) que significa ‘ajustarse’.


La Organización Internacional del Trabajo (OIT) refiriéndose a este concepto sentencia que "la mundialización, el progreso tecnológico y las nuevas formas de organización del trabajo están modificando las capacitaciones profesionales exigidas en los puestos de trabajo en todas las regiones". Enumera algunas ideas importantes:

  • Los conocimientos que deberán poseer los trabajadores, de modo que les permita adaptarse rápidamente a la evolución de los requerimientos de la producción. 
  • El sistema educativo debe destacar la labor de "desarrollar los conocimientos, las capacidades y actitudes fundamentales", para lo cual es básico el impulso a la educación básica inicial y el compromiso de los alumnos "a conseguir una educación y formación permanentes continuas como respuesta a los continuos cambios en las necesidades de las empresas".
  • La necesidad de "desarrollar la calidad y la capacidad de respuestas de los sistemas educativos y de formación con el fin de satisfacer la evolución de las necesidades en materia de capacidades empresariales e individuales."

El término clave que preside estos desafíos parece ser el de la adaptabilidad. Este concepto a su vez, se puede aplicar al ámbito de la empresa y al de las personas. Ambas se enfrentan a cambios continuos, a desafíos permanentes:

  • Adaptabilidad de las empresas, entendida como capacidad de una empresa o unidad productiva de acompasar su organización y gestión de la producción a los cambios originados por la introducción de nuevas tecnologías, a los vaivenes de la demanda y al incremento de la competencia por los mercados.
  • Adaptabilidad de las personas, entendida como capacidad de una persona o grupo de personas a los cambios demandados por la empresa, sector, entorno, así como a las exigencias organizativas y de dirección que son necesarias para dar una respuesta adecuada.


Veamos algunos ejemplos de la importancia específica que al concepto de la adaptabilidad se le otorga en los diferentes programas e instrumentos de desarrollo y promoción económica:

  • Programa Operativo Plurirregional Adaptabilidad y Empleo 2007-2013 – Fondo Social Europeo. El EJE 1 establece como prioridad el de mejorar la adaptabilidad de trabajadores, empresas y empresarios y fomentar el espíritu empresarial para impulsar la competitividad empresarial, el incremento de la productividad y la mejora del empleo estable y de calidad, así como la contratación indefinida.
  • Planes de Formación Ocupacional y de Formación Continua. Se suelen incluir entre sus objetivos en de mejorar la adaptabilidad de trabajadores, empresas y empresarios para impulsar la competitividad empresarial, el incremento de la productividad y la mejora de la gestión empresarial.

El entorno cada vez más mundializado requiere que seamos cada vez más adaptables, y por tanto, que la competencia que hemos comentado, la adaptabilidad, sea un elemento siempre activo y presente en nuestro desempeño profesional. Nos introduce claramente en el mundo de las habilidades, pues la adaptabilidad no deja de ser una habilidad para cambiar algo o a uno mismo a fin de ajustarse a los cambios que suceden. Por todo ello, participo de la idea de que nuestra capacidad de adaptación nos fortalece, nos hace más equilibrados, como personas y como trabajadores. Sobre esto mismo, Daniel Goleman nos dice que competencias como la adaptabilidad se basan en la autogestión emocional.

Si hay algo seguro, es que la vida es cambio constante y la empresa un ente vivo, en continua transformación. Por tanto, la competencia de la adaptabilidad, que a su vez supone la posibilidad de cambiar o adaptar nuevos enfoques en función de los requerimientos, evaluando y cuestionando lo que se estaba realizando para encontrar nuevas ideas o alternativas de mejora, debe ser estimada suficientemente por los sistemas educativos, por las empresas y por las personas, que en su proceso formativo, le permitirá adaptarse a las nuevas realidades requeridas por la empresa y la sociedad.


Las ventajas para las personas de tener esta competencia, es decir, ser adaptables, son muchas, pero me quedo con una: la capacidad de aprender. Santiago Cerro, en "Dirigir con talento" (Ed. Eunsa), dice que "El directivo, el trabajador, anclado en sus conocimientos o en su experiencia pasada, cerrado a los cambios, se convierte en un estorbo para su desarrollo personal y el de su organización". El mundo en el que vivimos, sometido a grandes cambios, nos exige para el adecuado desarrollo de nuestra actividad personal y laboral, la continua puesta al día de conocimientos técnicos, de profundización de la propia misión, de renovación tecnológica, de prestación de nuevos productos y servicios, de conocimientos sobre el comportamiento humano. En definitiva, la capacidad de aprender que seamos capaces de desplegar nos hace más adaptables a los cambios y retos que se presenten Asimismo, las personas adaptables son más creativas y están más abiertas a la colaboración y al trabajo en equipo

Anna Fornés, Directora de la Fundació Factor Humà dice que "Las empresas quieren buenos profesionales con actitud de flexibilidad, capacidad de entender momentos puntuales de sacrificio, ganas de desarrollarse, que no piensen que lo saben todo, que no se acomoden, abiertos a reciclarse constantemente. Estar en el mercado no es tan fácil." Por ello, la respuesta es la adaptabilidad.

      
Para terminar, planteo la siguiente cuestión: ¿Es posible equilibrar las necesidades de adaptabilidad en un entorno cambiante con las necesidades de estabilidad de los trabajadores? Esta pregunta que dejo abierta, me sugiere el tema de las zonas de confort que todas las personas tenemos, y que nos ofrece enfoques que abordaremos en otra entrada.





3 comentarios:

  1. Es una entrada muy interesante y útil como recurso docente. Respecto al tema expuesto... si me permite opinar, pienso que a medida que pasan los años, este entorno será bastante más complejo por lo que cada vez nos resultará más difícil la tarea de dominarlo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Chema por tu comentario.
    La realidad es que con el paso del tiempo los cambios son cada vez más rápidos. La historia nos dice que el progreso de la humanidad ha pasado de ser muy lento, hasta que a partir de la Revolución Industrial en el siglo XVIII, los cambios empiezan a producirse rápidamente. El presente nos dice que los cambios no paran de acelerarse. Y para ello, necesitamos estar preparados. Por tanto, la competencia de la adaptabilidad, nos prepara y sitúa en mejor situación para afrontarlos. La mayor complejidad y rapidez en la evolución del entorno debe ser un acicate para saber dar las respuestas adecuadas como personas. Y respecto a las empresas, igualmente los retos son aún mayores, por lo que la capacidad de hacer frente a ellos será una estrategia fundamental para garantizar su supervivencia.

    ResponderEliminar
  3. No era a este blog que me dirigia, sin embargo lo escrito aqui lo he vivido, lo creo y lo comparto. Es una gran realidad lo dicho aqui, lo he podido aplicar en el ambito profesional y laboral. Somos parte de los seres vivos, tenemos que adaptarnos a los cambios, de lo contrario no podremos sobrevivir en un mundo cada vez mas cambiante, en mi caso me ha tocado aprender muchas cosas, desde las mas simples hasta las mas complejas y eso me ha permitido encontrar ese hueco a que te refieres, muchas veces nos quejamos del sistema, de la falta de oportunidades y es que no nos hemos adaptado, lo felicito por escribir este tipo de realidades. saludos

    ResponderEliminar