lunes, 28 de mayo de 2018

101 en equipo





"Para liderar no hace falta un equipo de personas,
basta con que te tengas a ti mismo”
Mario Alonso Puig

El pasado 12 y 13 de mayo participaba por quinta vez consecutiva en la mítica carrera de los 101 kilómetros, organizada por la Legión en la serranía de Ronda. En esta ocasión lo hacía en equipo, con Javier, mi hijo mayor; mi hermano Beni y mis sobrinos Curro y Javier. Eramos Pereda Trail, un equipo con mucha ilusión, con experiencia previa en trail de forma individual, pero era nuestra primera participación como equipo en una prueba de estas características. Un reto difícil, pero ilusionante, un reto que estábamos dispuesto a superarlo. Mi experiencia de años anteriores, junto con lo específico de afrontar una carrera de estas dificultades en equipo, integrada por corredores de edades y preparación muy diferentes, añadía circunstancias que debíamos atender debidamente. Y es que tanto en el deporte como en la empresa, gestionar un equipo, trabajar en equipo, responde a claves y a actitudes que hay que llevar con mucho acierto.

Efectivamente, el equipo es algo muy importante. Las organizaciones deben valorar y privilegiar los equipos de trabajo, pues estos posibilitan y favorecen el desarrollo de los talentos personales como un factor de éxito en el logro de los propósitos organizacionales.

El análisis de la vivencia y la experiencia de la gestión del equipo en una prueba de ultra trail como los "101 km 24 h" de la Legión, con la exigencia y dificultades que implicaba, con el objetivo a alcanzar que no es otro que el de cruzar la meta, me lleva a destacar los siguientes elementos claves en la gestión del equipo:
  • Planificación: La primera técnica para trabajar en equipo es la planificación, que incluye la fijación de metas. Nuestro equipo Pereda Trail planificó con tiempo la participación, hicimos entrenos conjuntos, preparamos la camiseta del equipo, coordinamos la alimentación durante la semana previa, gracias a que uno del equipo es un experto nutricionista, etc. No obstante, considero que la planificación debió ser más precisa, abordar aspectos más específicos, como por ejemplo, la forma de abordaje de las posibles incidencias que se nos pudieran presentar. Otro elemento importante es el de la preparación del equipo y material necesario: no todos los componentes del equipo habían preparado aquellos materiales que necesitaban para afrontar con éxito una prueba de ultra fondo como los 101. En el ultra fondo es muy importante conocerse así mismo muy bien, para tener claro las necesidades, según las debilidades personales que cada uno tiene (problemas de estómago, rozaduras, etc.); cada debilidad requiere llevar encima una posible solución, como determinadas medicinas, vaselina, esparadrapo, etc.
  • Roles: Los Roles de Equipo de Belbin miden el comportamiento, y no la personalidad, y se pueden definir como “nuestra particular tendencia a comportarnos, contribuir y relacionarnos socialmente” en el seno de un equipo. En consecuencia, al crear un equipo hay que comprender los diferentes roles o papeles que las personas desempeñan dentro del equipo y que permiten la coordinación de los miembros. Una buena planificación hubiera permitido una asignación de roles que facilitara los cometidos específicos de cada miembro del equipo y que durante la carrera no es conveniente improvisar: Javier asumía el rol de encargado de la alimentación; Beni el de liderar el equipo; Javier Sr. el control de tiempos; Javier Jr. se encargaba de esperar a rezagados y Curro se responsabilizaba del control de la adecuada hidratación.
  • Compromiso: Es importante que los integrantes se sientan comprometidos y motivados con sus labores y funciones, para poder así formar parte de un buen equipo de trabajo. Aunque cada miembro debe trabajar según unas funciones especificas, estos deben hacerlo guiados por un equipo en busca de un objetivo común y es la manera más precisa de obtener resultados. Este es un aspecto que en Pereda Trail teníamos bien asegurado, pues el compromiso de todos estaba garantizado. Había ganas e implicación.
  • Liderazgo: Es también fundamental reconocer dentro de los equipos de trabajo a los líderes, quienes serán los encargados de llevar adelante la gestión y la tarea establecida con éxito. Teniendo en cuenta que esto debe llevarse acabo de manera colectiva, el talento del líder sólo es posible cuando tiene un equipo que lo respalde. Había un líder natural en Pereda Trail que era mi hermano Beni, por su gran experiencia y conocimiento en las carreras trail. Lo ejerció desde el principio, motivando continuamente, si bien faltó claridad en las instrucciones y organización en los objetivos intermedios.
  • Participación: En un equipo es importante destacar que el reconocimiento no debe hacerse sólo a un individuo, pues el éxito de un logro especifico se debe en gran parte gracias a la gestión del equipo de trabajo. Por tanto, se deben establecer modelos que motiven la participación de todos, pues el trabajo en equipo es la manera conjunta de obtener resultados. Se debió establecer una técnica de carrera que nos permitiera una participación más activa, por ejemplo, estableciendo relevos programados para ir tirando de equipo por etapas, pues de esta manera cada uno asumía responsabilidades. 
  • Estrategia: Otro aspecto fundamental es el de organizar las tareas, para lo cual es necesario estudiar detenidamente los escenarios y alternativas, así como seleccionar las personas adecuadas. Gestionar una carrera de 101 km requiere estrategias claras, que ayuden a afrontar el reto. Para ello era necesario tomar como referencia los puntos de avituallamiento como metas intermedias, pues no es lo mismo pensar que me faltan 70 km., que 8 para el siguiente punto de avituallamiento. Otro elemento es la gestión de las paradas, que había que tener organizadas, apenas 30 segundos en los avituallamientos intermedios y 10-20 minutos en los centrales (Setenil y Cuartel). Finalmente en el Cuartel superamos la hora y en Setenil, los 30 minutos. Por último, el aspecto que menos controlamos: el distanciarnos demasiado, que provocó esperas (en las que te enfrías, sobre todo si era de noche), o enfrentarse sólo a las dificultades (principalmente en la parte final, que es la mas dura, por desnivel y cansancio acumulado). 
  • Competencia: La competencia de los miembros de un equipo es clave para alcanzar el objetivo, por lo que será determinante una adecuada selección. La competencia clave en desafíos y en deportes de largo aliento como es el Ultra Trail, es la capacidad de sufrimiento. Pienso que el ADN de este deporte es como gestionamos nuestro sufrimiento (molestias, dolores, frío, sueño, cansancio, hambre, sed, pensamientos negativos, etc.) durante muchas horas y de nuestra capacidad de interpretar las señales que nuestro cuerpo nos va enviando a lo largo de las horas, lo que sentimos sobre el dolor, para corregir, o subsanar en parte, lo que podamos sobre la marcha. Digamos que también la capacidad de sufrimiento se puede entrenar, pero sin esta capacidad mínimamente potenciada los demás elementos clave no se pueden desarrollar.
  • Objetivos: Establecer objetivos da sentido a la actividad del equipo. En Pereda Trail nos fijamos el objetivo de 20-21 horas, a pesar de la incertidumbre que ofrecía el nuevo recorrido que desconocíamos. Este objetivo, lo teníamos detallado en dos opciones: una optimista, en 20:15 horas y otra pesimista, en 23:30 horas; con tiempos de paso para cada punto de avituallamiento. Las dificultades que nos encontramos por el nuevo recorrido introdujo variables que no supimos valorar convenientemente, lo que nos llevó a cruzar la meta en 21:44:16.
En definitiva, sin duda alguna todos poseemos talentos y cualidades valiosas que podemos mostrar y proyectar allá donde participemos, en organizaciones o en equipos, como en Pereda Trail en los 101 de la Legión en Ronda. Para concluir, y en base a lo planteado por Ken Blanchard y Sheldon Bowles en “Un símil de tres animales”, la gestión de un 101 en equipo deberá tener en cuenta lo siguiente:
  • El espíritu de la Ardilla: Nos lleva a reconocer que todo trabajo vale la pena y por poco o insignificante que parezca, ayudará a contribuir con la meta propuesta. Desde la preparación meses antes de lograr el ansiado dorsal hasta el momento de cruzar la meta. Todo cuenta y todo es necesario: entreno, material, alimentación, motivación, etc.
  • Estilo Castor: Nos invita a reconocer los límites de nuestra gestión, a saber y entender que no podemos hacerlo todo solos, que siempre necesitaremos de los demás para obtener mejores resultados. El equipo debe primar sobre lo individual, así es como la sinergia generará resultados superiores. Si el equipo se apoya las posibilidades de victoria se multiplican.
  • Don del Ganso: Nos invita a fortalecer los vínculos entre las personas, reconocernos en una cultura dinámica de la cual debemos sentirnos parte y apoyarnos conjuntamente. La dureza de la prueba, las diferentes fases y etapas que se deben superar, las dificultades que pueden surgir, las crisis que nos pueden sorprender, etc., requieren de un apoyo seguro del equipo, que haga que el vínculo emocional te lleve a superarlos y seguir adelante.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Paco¡¡
      A ver si coincidimos en algún entreno o carrera¡¡
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Javier me encanta tu análisis por que lo has exportado de lo que es la vida y plasmado en una carrera, pero ahora podemos hacer a la inversa y usarlo para la vida. Enhorabuena por la narración y por la consecución de vuestro objetivo en equipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ¡¡¡
      A ver Beni Organiza algo que podamos coincidir.
      Los 101 son una carrera especial, y aunque terminé diciendo que no volvería, ya estoy convencido en volver a intentarlo¡¡¡ Así es el Trail, así es la montaña....
      Un abrazo

      Eliminar